“No siento ninguna diferencia real por el encierro”

he passes the lockdown in a different way. Jason Hickman have been living in his boat for 6 months

Esta semana ha sido inusualmente cálida en Manchester. Las temperaturas han pasado los 20 grados y el cielo era azul. No suena tan bien cuando hay que estar encerrados en casa por el Coronavirus. Pero, qué pasa si tienes una casa móvil que mide más o menos 20 metros de largo y dos de ancho? Es decir un bote. Jason Hickman dice: “No siento ninguna diferencia real por el encierro”.

Vivir en un bote durante el Coronavirus

Jason, 35, sube al techo de su bote con su ordenador portátil para trabajar desde casa. Además se va a poner a tomar el Sol. La imagen parece sacada de una guía turística: Un joven disfrutando de las cálidas temperaturas mientras trabaja en unos muelles de Castlefield muy tranquilos. Tal vez demasiado tranquilos.

El hecho es que la mayor parte de la ciudad, y del país, sólo pueden dejar la casa para unas pocas tareas en concreto.

De acuerdo con el motor de búsqueda de ocio marítimo, Boat, se estima que 15.000 personas viven permanentemente en ríos, canales y línea costera en el Reino Unido. Jason dice que bajó al canal porque era mucho más económico que hipotecarse. Pero también porque se ajusta a sus creencias.

“Si tuviera que vivir en una casa me volvería loco”, dijo Jason. “Con el hecho de que me tengo que mover muy a menudo, cambio de escenario. ¡Puedo ir al campo!

It is stimated 15,000 people live permanently in canals, rivers and coastline
Se estima que 15.000 personas viven permanentemente en canales, ríos y línea costera

Es más, las leyes dicen que quien quiera vivir todo el año en un bote debe pagar anclaje para mantener la embarcación en un mismo lugar. De otro modo, el bote tiene que estar navegando continuamente. “He estado viajando sin parar durante seis meses, pero anteriormente estuve cuatro años atracado en un puerto deportivo”. El tiempo máximo para estar atracado en un mismo punto sin licencia es 14 días.

Mantener la distancia social no es un problema

Mantener la distancia social no es un problema para Jason: “Estoy en al agua (en el bote), así que hay más de dos metros hasta el siguiente bote”. Sólo deja la embarcación cuando para hacer la compra.

“Vivo una vida solitaria, así que de todos modos ya esto solo. Pero al menos puedo mover mi bote. Soy muy afortunado”.

Just in Castlefield there were roughly 20 boats
Sólo en Castlefield había alrededor de 20 embarcaciones

Jason es consultor para una compañía tecnológica. Vende programas a compañías de transporte, específicamente compañías de recogidas de basura. De este modo, tiene que viajar por todo el país para ver a los clientes, y este estilo de vida tan particular en un bote se adapta a sus necesidades. En el barco tiene conexión a Internet y una placa solar para generar la energía que necesita.

El caso de Jason está lejos de ser excepcional. Sólo en Castlefield había alrededor de 20 embarcaciones. Sus pasajeros estaban dentro o fuera disfrutando un poco de aire fresco de esta mañana primaveral, aunque siempre manteniendo la distancia social. Sólo están esperando a que la Corona-tormenta pase para desplegar la velas y lanzarse al canal a navegar.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Follow the Green Bee on Twitter